El Periodista Como Curador

curador, ra.

(Del lat. curātor, -ōris).

1. adj. Que tiene cuidado de algo. U. t. c. s.

2. adj. Que cura. U. t. c. s.

3. m. y f. Persona elegida o nombrada para cuidar de los bienes o negocios de un menor, o de quien no estaba en estado de administrarlos por sí.

4. m. y f. Persona que cura algo; como lienzos, pescados, carnes, etc.[1]

La definición de Curador(ra) en la RAE, es una definición bien especial, que de entrada no tiene nada que ver con cultura. Seguramente su traducción literal del inglés curator, ha generado una nueva forma de entender este concepto, tradicionalmente relacionado con el cuidado de algo (un enfermo, bienes, etc.). Las artes se adueñaron de personajes que “cuidan” su hacer, personajes que están pendientes del qué y del cómo; personajes que seleccionan unas cosas y excluyen otras, que curan las artes de los males que las aquejan. Guían la mirada de espectadores, para encontrar relaciones que aparentemente no existen. Con su interpretación significan cosas de X o Y forma, le dan un punto de vista.

Olga Lucia Lozano y Lucas Ospina, mencionaron en sus respectivas conferencias la idea del periodista como curador. Lozano, habló de la idea de la curaduría en periodismo como “una construcción de narrativas, sin tocar los contenidos”, subrayando que existe una imposibilidad para ser 100% objetivo, ya que siempre existe un nivel de interpretación intrínseco a la selección del curador (el periodista). Quizá el periodista contemporáneo es ese personaje que debe administrar los bienes del menor del que habla la RAE; menor que bien podría ser el artista (a quien cura) y/o el espectador (a quien le muestra una nueva mirada).

Por su parte, Ospina habló en su conferencia del curador, como una especie de “voz que potencia el sentido de las cosas”, una mirada específica afecta las cosas que ve – “la forma de mirar del científico afecta lo que está viendo” – dijo. El periodista, sería ese científico que no sólo desde su mirada objetiva, sino también desde su experiencia, logra más que simplemente ver, observar. Y es que observar, es una forma consciente de ver las cosas. Es una forma de analizar ese estímulo, y poder transmitir esas ideas o encontrar relaciones. Es a fin de cuentas curar, seleccionar entre todas las cosas vistas, ciertas que son importantes, y resaltarlas sobre las otras.

El periodismo cultural actual, en medio de una crisis de exceso de contenidos por el advenimiento de nuevas tecnologías, tiene que  apostarle a curar la información; apostarle a nuevas formas de contar las cosas, nuevos recursos y nuevas historias. El periodista cultural como curador, debe ser ese puente entre la información y las audiencias, el ‘degustador cultural’ del que hablaba Omar Rincón: una persona que sea guía, que señale y muestre las cosas, pero que no pretenda enseñar, que no dé por sentado que su audiencia es ignorante. Un persona que proponga y señale, no una que pretenda tener la verdad a cuestas y quiera catequizar.

(Reflexión sobre las conferencias de periodismo cultural de IDARTES, en el marco del premio de crítica y periodismo para las Artes)


[1] Definición de ‘curador’ según la RAE. Documento recuperado el 5 de mayo de 2012 del link: http://lema.rae.es/drae/?val=curaduria

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s